Felicidad, ¿más importante que el PIB?

No hay comentarios, 1 julio, 2014

Felicidad

Medir el bienestar de los ciudadanos es un mejor indicador del éxito de un país, según analistas; en los 70, Bután empezó a medir la ‘felicidad nacional bruta’, un ejemplo que pocos han seguido.

Los redactores de la Declaración de Independencia de Estados Unidos en realidad no definieron ‘felicidad’ cuando citaron la búsqueda de ella como un derecho inalienable.

Pero en los últimos años, ha habido un intento por definirla y medirla, especialmente en el contexto de una economía próspera.

Eso es debido a que el crecimiento económico medido por el Producto Interno Bruto (PIB) en realidad no nos dice mucho sobre el bienestar general de los ciudadanos.

“Por ejemplo, los embotellamientos de tráfico pueden incrementar el PIB como resultado de un aumento en el uso de la gasolina, pero obviamente no en la calidad de vida”, de acuerdo con un informe elaborado por una comisión internacional presidida por el ganador del Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz.

El supuesto es que entre más crecimiento económico, mejor. Los legisladores están siempre debatiendo los méritos de una medida sobre la base de si será capaz de crear empleos y aumentar el PIB.

Como ejemplo a Dakota del Norte. Su economía se ha duplicado en los últimos 25 años gracias a un auge petrolero masivo. Los ingresos se han disparado, pero también los precios, el tráfico, el crimen y la escasez de vivienda.

El bienestar, por supuesto, depende de muchos factores: desde la salud y la educación, y el entorno y la cultura, hasta la calidad del Gobierno, tu comunidad y cómo utilizas tu tiempo.

Hay un creciente coro de voces internacionales que cree que este tipo de bienestar debe ser medido y utilizado como una guía cuando se formulan las políticas y se hace un seguimiento del progreso social.

La pequeña nación de Bután fue pionera en el esfuerzo por adoptar un “índice de felicidad nacional bruta” hace décadas.

En 2011, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución para alentar a los países a medir la felicidad de sus ciudadanos y a utilizar esa medida para ayudar a guiar las políticas públicas.

Más recientemente, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ha creado directrices para las naciones que desean medir el bienestar.

En Estados Unidos, cuatro estados -Maryland, Vermont, Oregon y Colorado- han desarrollado un “indicador de progreso genuino” o GPI, por sus siglas en inglés. De acuerdo con Demos, un centro de estudios de izquierda.

El GPI busca cuantificar de manera coherente el costo y el valor de factores no medidos por el PIB.

Algunas ciudades y pueblos, por su parte, han comenzado sus propias “iniciativas de felicidad”, al distribuir encuestas de felicidad bruta a los residentes locales para dar a los legisladores un sentido del nivel de satisfacción de sus votantes en diferentes áreas.

Pero no parece que vaya a existir ningún tipo de acuerdo universal para medir la felicidad y el bienestar de los ciudadanos en el corto plazo.

“Las personas felices viven más tiempo, son más productivas, ganan más y también son mejores ciudadanos. El bienestar debería ser desarrollado tanto por su propio bien como por sus efectos secundarios”. Indicó SDSN en su Reporte Mundial de Felicidad 2013.

Fuentes Consultada: CNNEXPANSION


Suscríbete a nuestro blog de Comercio Exterior

Recibirás un correo al día con la información más relevante en materia de Comercio Exterior

Contact us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Questions, issues or concerns? I'd love to help you!

Click ENTER to chat